• 876 536 880
  • 648 669 182
  • C/ Berenguer de Bardají, 13-15, local izq. Zaragoza

QUÉ ES EL DESPIDO OBJETIVO

QUÉ ES EL DESPIDO OBJETIVO

El despido objetivo es una extinción justificada en determinadas causas legalmente justifican la decisión empresarial de extinguir el contrato de trabajo, pero con la novedad que no existe un incumplimiento grave y culpable del trabajador. De esta manera que el despido se llame por “causas objetivas” de conformidad con el artículo 52 E.T., ineptitud sobrevenida  o desconocida  del trabajador, falta de adaptación al puesto de trabajo, faltas de asistencia al trabajo aún justificadas, concurrencia de causas económicas, técnicas, organizativas  y de producción, insuficiencia  de la consignación económica para el mantenimiento del empleo en una entidad sin ánimo de lucro, etc., siempre en este último caso que no se den los límites numéricos en cuanto a porcentaje de trabajadores afectados en función del número de trabajadores en plantilla que exigiría acudir al artículo 51 E.T.

Se exige la comunicación escrita al trabajador/a con la causa del despido con la suficiente explicación como para no producir indefension al trabajador. Se debe acompañar con la puesta a disposición del trabajador/a de una indemnización de 20 días por año de servicio y con un máximo de 12 mensualidades salvo en el caso de causa económicas.

Todo ello con un preaviso de 15 días, que puede sustituirse mediante el abono de los salarios correspondientes a ese período de tiempo. En el caso de que no se haga durante esos 15 días de preaviso se concederá al trabajador una licencia de 6 horas semanales para la búsqueda de trabajo.

Es importante cuando se trata de un despido que se alegue la causa económica, técnica, organizativa o de producción, del escrito de preaviso se dará copia a la representación sindical.
El trabajador/a puede reclamar la decisión ante la jurisdicción social en el plazo de veinte días hábiles o a asumir la decisión. En el supuesto caso de impugnarla, el Juez puede declarar la conducta extintiva como NULA, PROCEDENTE E IMPROCEDENTE.

La procedencia o improcedencia del despido se condiciona a que se demuestre la causa alegada por el empresario y a que éste hubiese cumplido con todos los requisitos de forma legalmente establecida.

Siempre en caso de despido es necesario de estar informado y asesorado sobre los aspectos formales y de fondo sobre las causas de despidos para establecer de forma correcta la indemnización y en caso su posible reincorporación a su puesto de trabajo.

No hay comentarios en esta publicación

Dejar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR